santa apolonia

La historia de Santa Apolonia se remonta al siglo III después de Cristo y su primera aparición en el imaginario cristiano viene de la mano de Dionisio de Alejandría. Comúnmente conocida como la patrona de los odontólogos, su festividad se celebra el 9 de febrero y sus atributos son la pinza y la palma de los mártires.

Conoce más de esta figura del catolicismo y descubre cómo se convirtió en la protectora de los profesionales de la salud bucal en varias partes del mundo. Aquí te contamos su historia.

Vida y primeros años

Apolonia de Alejandría nace en el año 200 después de Cristo, en Egipto, en el seno de una familia acomodada. 

Su padre fue funcionario en su ciudad natal y, según diversos registros, recibió una buena educación que complementó con frecuentes visitas a la Biblioteca de Alejandría. Desde muy joven renunció a casarse, ya que su único interés era servir a Jesús. Por esta razón, se dedicó con fervor a las obras de caridad, la oración y la ayuda a los más necesitados. 

Una leyenda asegura que la conversión de Santa Apolonia al cristianismo ocurrió tras saber que su madre era devota de la virgen María y que le rezaba con frecuencia para quedar embarazada. Con el tiempo se desempeñó como presbítera en la iglesia copta y también llegó a ser catequista.

Martirio y muerte

Su martirio ocurrió durante un levantamiento civil. En este, diversos habitantes atacaron a la facción cristiana de Alejandría como respuesta a la profecía de un poeta romano. Este aseguraba que, de no desterrar a los seguidores de Cristo que habitaban la ciudad, sobrevendrían males que acabarían con la población. El discurso surtió efecto en la multitud y la persecución comenzó. Corría el año 249.

Cuenta la historia que la muchedumbre apresó a Santa Apolonia junto a otros dos cristianos, un hombre llamado Metras y una mujer de nombre Quintas. Cada uno fue martirizado con la finalidad de hacerles renunciar a sus creencias. 

Tanto Metras como Quintas fueron sometidos a horribles torturas hasta la muerte, mientras que, según relata Dionisio de Alejandría, a Santa Apolonia “con repetidos golpes rompieron todos sus dientes”. Finalmente, Santa Apolonia eligió ir a la hoguera antes que renunciar a su fe. Allí murió, envuelta en llamas.

Patronazgo en la odontología

Por sus orígenes, Santa Apolonia es considerada la protectora de los odontólogos en diversos países, como Guatemala, España y México. En la iconografía religiosa se le representa como una joven doncella que lleva una pinza de dentista en una mano y una palma en la otra. En la Edad Media se acostumbraba ofrecerle oraciones para aliviar el dolor de muelas.